Mi lista de blogs

viernes, 8 de junio de 2012

PENSANDO AREQUIPA


Carlos Rivera*
Periodista y escritor

El  actual crecimiento  de  Arequipa  obedece a   la estabilidad macroeconómica del país de   la última década,  dinámica que atraviesa  el turismo,  comercio  e industria;  además de venderse  la ciudad como singular atractivo  de cónclaves   ejecutivas ( CADE, Convención Minera, entre otras). Hay un enorme pliego de obras por ejecutar: Majes Siguas II, El Puente Chilina, La Autopista hacia    la Joya que desde luego darán nuevos derroteros socioeconómicos y de integración  a los arequipeños. Pero, esto nos lleva a decir que somos una región (ya no solo debemos pensar como provincia capital)  –aun- con perspectiva. Necesitamos pensar  Arequipa  -y, a esto apuntamos con la presente- en  una  dimensión  prospectiva, construyéndola hacia el futuro. 

Arequipa lidera el crecimiento de las regiones a nivel nacional   conjuntamente con  Trujillo. Estas estadísticas positivas deben servir de base  a fin de integrar una autentica visión de desarrollo regional que desde luego no solamente involucre a las autoridades  representativas sino a  una alianza pública-privada. La Cámara de Comercio e Industria de Arequipa  hace mas de una década  puso en agenda el proyecto de la Macrorregión Sur generando espacios de diálogo  y, eventos como la famosas cumbres macrorregionales y una propuesta técnica-política  y que, a pesar de críticas a las mismas, se le debe reconocer su contribución. Un hecho trascendental   fue la Junta De Rehabilitación de Arequipa encomiable unión de autoridades del ejecutivo, empresarios, y sociedad civil reunida por la coyuntura  de los  terremotos sufridos en el 1958 y 1960. El CARA,   significativo   espacio   donde año  tras años se viene discutiendo y exponiendo  la problemática de nuestra región.  

Existen problemas amenazando  convertirse  en obstáculos futuros como el reordenamiento del transporte, el crecimiento urbano, la ausencia de pulmones ecológicos en la ciudad. El cultural es un factor trascendental, Arequipa debe  ser un punto de referencia  cultural al igual que ciudades como Buenos Aires, Bogotá aprovechando al máximo ese bien ganado  titulo de Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

Un problema que estamos viviendo hoy en día es  la exclusión de las provincias  quienes reclaman  ser atendidas  en salud, educación, infraestructura, tecnificación,  impulso  económico etc. y ser parte de la torta de beneficios del desarrollo  que la ciudad exhibe. 

Necesitamos  -y eso es de carácter imperativo- pensar Arequipa y actuar  forjando de una  buena vez verdaderas  convergencias institucionales por el desarrollo de Arequipa. Basta de que  cada quien defienda sus fueros y luche por sus exclusivos intereses. Tenemos que  conectarnos con las urgentes  necesidades  del futuro.